viernes, 13 de marzo de 2009

El Plan Bolonia: entre pillos anda el juego…


Amigo lector, prepárate un bocadillo de antibióticos al ajillo y siéntate en el sofá, pues hoy no me andaré con rodeos ni con introducciones que no vienen al caso. Esta semana iremos directamente al grano.

¿Qué se pretende con Bolonia? Muy sencillo: quieren convertir la universidad en un nuevo instituto, una burda continuación de los estudios secundarios en los que alumnos de entre 19 y 30 años, hombres hechos y derechos, tendremos que dar cuenta de nuestros actos para no perder un evaluación continua establecida de antemano. Me sé de casos de compañeros que han tenido que presentarse al exámen final porque han faltado a tres cochinas clases (¡sí, han oído bien!) y, por consiguiente, han perdido el derecho de asistir a las mismas. Y como han suspendido, se han vuelto a matricular en esa misma asignatura al año siguiente, desembolsando así otra exorbitante cantidad de dinero. Y vuelta a empezar. Fin de la lección primera.

Los estudiantes hemos hecho todo cuanto ha estado en nuestra mano para paralizar Bolonia. Los más realistas, sabemos que no hay marcha atrás… que hagamos lo que hagamos, la partida está perdida y que no tendremos más remedio que acatar lo que se nos imponga. En otras palabras, nos han dado por saco y bien.

No hay derecho. Esto es dolorosamente injusto. Y lo más indignante es que a los rectores de las universidades españoles (entre ellos, nuestro “amado caudillo”, el señor Doménech) les da igual. Para ellos, los estudiantes no valemos ni un duro, sólo somos los tontos que les firman los cheques a finales de cada mes. Parece que sólo nos quieren para eso. Para que nos entendamos, la Universidad funciona exactamente como un organismo humano. Mientras que nosotros les damos de comer con nuestro dinero al rector y compañía, éstos sueltan la mierda por el culo y nos la hacen tragar. Y hay estudiantes que disfrutan con esto, no se crean. Tal es el caso de los “amigos” del SEULL, que parecen que paladean con deleite todo cuanto esos degenerados les sirven en el plato. “Y hoy para comer… ¡Tenemos mierda enlatada! ¡Uhmm…qué rico!”.

¿Y qué decir de los profesores? ¡Qué decepción! Nosotros estuvimos a su lado cuando, hace cerca de cuatro años, se pusieron en huelga. ¿Y saben por qué protestaban? ¡Pues porque decían que no ganaban lo suficiente! Y yo pregunto, ¿dónde estaban ellos cuando la ULL subió el precio de las matrículas un año después, eh? Es más, ¿dónde están ahora? ¿Por qué no nos muestran su apoyo? ¿Es que se han olvidado de nosotros?

Tal y como van las cosas, la universidad sólo se la podrán permitir los de siempre (encabezados nada más y nada menos que por los “compañeros” del SEULL). La gente que se matricule el primer año dejará la carrera para hacer un grado de FP o cualquier otra cosa. Si trabajas, no tendrás más remedio que aguantarte y olvidarte de convertirte en profesor, puesto que te será imposible compatibilizar las clases con los estudios. Las carreras de Humanidades desaparecerán y surgirán otras del tipo “Máster en Neumáticos Toyota” o “Grado Superior para alcanzar la presidencia de Electrodomésticos Tócate-los-cojones”, porque las empresas privadas meterán a su gente en la Universidad y seleccionarán a los más capaces. Y si tú no cumples con sus expectativas, te dirán que tener un título universitario no es una garantía para encontrar trabajo y te mandarán a tu casa, de donde nunca debiste de salir. Cinco años de trabajo (o lo que ellos consideren necesario para sacar la carrera) se irán a la porra y tú finalmente acabarás currando de reponedor o de cajero en un supermercado.

Y con esto termino. Sólo me resta mandar el siguiente recadito al rector, a los miembros del SEULL y a todos los que apuestan por la Convergencia Europea:

¡Métanse el Plan Bolonia por donde les quepa, machangos! ¡No a la privatización de la Universidad! ¡No al Plan Bolonia! ¡Que se enteren de una vez! ¡NO SIGNIFICA NO!

Fdo.: Daniel Steward

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Y dale! La mierda te la comerás tú, subnormal asqueroso. Eres un paranoico de mierda. Si no te gusta Bolonia nuestra Universidad no necesita a demagogos y payasos como tú. Viva el movimiento estudiantil canario unido! por una universidad libre de mentirosos!
David (trespelostienemibarba@hotmail.com)

Anónimo dijo...

yo es que estos rojitos de pega(digo de pega porque seguo que ni saben lo que es un rojo)si tanto odias la ULL xke no te vas de ella, la verdad es que para hablar mentiras todos somos muy valientes....

Maurice dijo...

Buenooo... ¡Qué rabieta se han cogido los del Seull! Un poco de relax, please.
Se habla de la valentía y las mentiras... ¡Hombre! Lo que yo vi ayer en el marcha antiBolonia no fue ninguna mentira. Está claro que los estudiantes no estamos de acuerdo con Bolonia y que se nos debe oír. Mañana diréis que la marcha contra el Puerto de Granadilla también es otra mentira. ¡No me jodas, hombre!¡¡NO A BOLONIA!!