viernes, 20 de marzo de 2009

12 de marzo: Todos a la calle


El pasado 12 de marzo, los sindicatos de estudiantes convocaron una huelga general en todo el Estado para mostrar su oposición al Plan Bolonia. La protesta se siguió con bastante éxito en Madrid y Barcelona, superando con creces las manifestaciones de rechazo que se habían producido el año anterior.

En La Laguna, aparte de la huelga, también hubo varios actos de protesta en puntos como Guajara o la Biblioteca Central. Una manifestación compuesta por 230 personas (aunque yo creo que fueron más) salió desde este último emplazamiento en dirección al edificio del rectorado. No es la primera que esto ocurre, ya que el año pasado, coincidiendo con la aprobación del nuevo calendario, también se produjeron otras movilizaciones similares. La marcha, que en un principio había tenido un aire festivo, llegó por fin a su destino. Un grupo de alumnos (mejor vamos a llamarlos exaltados, pues dudo mucho que fueran estudiantes de la ULL) trataron de forzar la entrada al rectorado, produciéndose así una carga policial que disolvió la manifestación. Los agentes levantaron sus porras de forma indiscriminada contra los estudiantes y enseguida comenzó un corre-que-te-pillo entre unos y otros, pues la policía trataba de confiscar una de las cámaras que los alumnos habían traído para grabar la refriega.

Para aquellos que no simpatizamos con Bolonia, aquel intento de entrar en el rectorado estaba fuera de lugar. No venía al caso. Incluso el AMEC (en cuya página de Internet pedía la asistencia al acto) ha reprobado la actitud de esos “alumnos”, condena a la que yo también quiero sumarme. Este tipo de actos lo único que hacen es dañar la imagen de la plataforma antiBolonia y dar la razón a los que defienden su puesta en marcha. No por gritar más alto vamos a tener razón. No les demos pretextos para desprestigiarnos. Que se vea que nuestro movimiento es crítico, pero no violento.

Ahora bien, el mismo modo que digo una cosa tengo que decir otra. Si el rectorado sabía que esa marcha iba a producirse (puesto que se llevaba anunciando durante casi una semana) lo más lógico hubiera sido cerrar el edificio y no esperar a que se produjeran aquellos incidentes. Parece que la provocación es lo único que entienden los integrantes del Claustro. Esto sólo viene a demostrar la indiferencia con la que el rector trata a los estudiantes, quien en ningún momento se ha referido de forma explícita a estos sucesos, y si lo ha hecho, ha sido para mirarnos con ese insoportable aire de superioridad y paternalismo que tan bien ha sabido inculcar a sus pupilos del SEULL.

Seguimos buscando reacciones. Las ediciones digitales del Diario de avisos y El Día también se hicieron eco de la huelga. Si el último apostó por dar la noticia de un modo más o menos moderado (cosa bastante insólita en él), el primero no dudó en agitar el espectro del amarillismo, tachando a los estudiantes de violentos y alborotadores, como si allí se hubiesen volcado coches o destrozado mobiliario urbano. Alguien tendría que decirles a los redactores del Diario de avisos que el Mayo del 68 francés sucedió hace más de cuarenta años y que las noches en las que se quemaban coches (a modo de despedida del presidente Jacques Chirac) hace tiempo que dejaron de ser noticia.

Ultima hora: Mientras escribo estas líneas, la policía catalana ha entrado en la Universidad de Barcelona (a sangre y fuego), para desalojar a un grupo de estudiantes que llevaban desde el mes de diciembre atrincherados en el edificio del rectorado. La extralimitación de la policía ha llegado a límites inimaginables, llegando a herir a un niño de diez años y a varios curiosos que transitaban por la calle. Las imágenes son bastante duras, puesto que se ve a varios agentes aporreando de forma desmesurada a los estudiantes...

¿Os suena familiar?

Fdo.: Daniel Steward

3 comentarios:

Anónimo dijo...

yo la verdad es que ya no que decirte chaval acuestate ya y dedicate a estudiar y dejar de estar en la calle perdiendo tu tiempo ,amifestadonte contra algo que no vais a poder cambier empienza a crecer...

Manuel dijo...

Anónimo, eso eso, todos a dejarnos pisar por lo que dos fachas de mierda quieren para seguir teniendo calteras abultadas. ¿Sabes lo que significa democracia? ¿No verdad? Del griego Demos, pueblo, y kratos, poder. Democracia es el poder del pueblo, y dime tú donde demonios está el poder del pueblo si no hacen un raferendum y nos meten el plan por el culo. Pero claro, segun tú a callar. Aprende a escribir Trol de mierda, seguro que eres el mismo graciosillo que en el post del botellón aplicó la lógica tan bella de que si les cierran los bares algo han hecho mal. Estoy convencido de que tu eres de los kinkis de mierda que sí que lo hacen mal pero eres políticamente correcto. Dejame decirte algo, si yo fuese administrador del blog borraba tus comentarios inmediatamente, no eres más que un intento fallido de trol asqueroso.

PD: Vete a la escuela y aprende a escribir so memo. ;)

Maurice dijo...

El hecho de que no vayamos a cambiar las cosas no significa que no tengamos derecho a quejarnos y a protestar por el trato que se le está dando al personal. Primero se debe preguntar a los estudiantes (que para eso somos los que soltamos la guita a principios de curso) si estamos de acuerdo con la Convergencia o no. Debe haber, tal y como dice Manuel, un referéndum.
Por otro lado, no veo en la respuesta del primer anónimo ningún tipo de condena contra los disturbios de Barcelona ni contra la carga de la policía en La ULL. ¿Por qué será?
Se invita al autor de post a madurar. Bueno, más inmaduro es ponerse a criticar las cosas sin poner sobre la mesa un solo argumento, salvo la crítica grautita y el insulto fácil.
¡Decid no a Bolonia!