domingo, 8 de febrero de 2009

OPERACIÓN PESTUÑO: Triunfitos estrellados.


En este artículo, quiero hablar de un formato televisivo que lleva años dando guerra y que ha sido perjudicial para la salud pública, tanto musical como culturalmente hablando. Se trata nada más y nada menos que del famoso programa que emiten por TELECINCO, Operación Triunfo. Así a simple vista, puede parecer un programa interesante, constructivo e incluso, hasta digno de ver, si no eres tan exigente.


La primera edición fue la novedad y como he dicho anteriormente, parecía un buen programa, ya que era la primera vez que se emitía en España. En otros países ya existía como es costumbre.


Aparentemente es una academia donde enseñan a 4 desgraciados de la vida a cantar y a componer música. Pero, como todos sabemos “de donde no hay, no se puede sacar” y esto es cierto y siempre lo será. Lleva un previo casting, al que se presentan toda clase de personas: frikis, gente que solo lo hace por salir en la tele, gente con algo de idea, gente que canta, y un largo etcétera de posibilidades, de los cuales, solo unos pocos serán los elegidos y entrarán a la academia a “aprender”. Y aunque de ahí solo saldrá un ganador gala tras gala, todos prácticamente saldrán de la academia con un contrato discográfico, que les facilitará un primer disco y distribución a nivel nacional.


Ahora la trampa del asunto. Sí, los chavales tienen profesores que les dan clases de canto, entonación, ejercicios de respiración para aumentar la capacidad pulmonar y adiestrar el diafragma, etc. Luego, durante su periodo de preparación, van practicando con una versión de un tema conocido que les proponen dependiendo de las cualidades de cada aspirante. Estas versiones luego las interpretarán en la gala donde los miembros del jurado los machacarán sin piedad.


Ya aquí, viene uno de los grandes errores de este programita. Aunque, mayormente viene enfocado a los ignorantes que pierden las horas delante de la caja tonta. El hecho de llegar a confundir una “versión” con un “tema original”. Tengo una anécdota en la memoria, que es digna de contar. A mí me la contó un amigo y resultó tan triste oírla como pensar que podía ser cierto. Resulta, que estando este amigo de fiesta una noche en un pub, oyó como una chavala de mediana edad, decía “hostia, este es el tema de Víctor el de OT” (mientras sonaba The Final Countdown del grupo Europe). Fue algo increíble de oír. Hubiera pagado por estar en ese sitio en ese preciso momento.


¿Qué quiero decir con esto? Pues que este programa, ya podía currarse un poquito más las cosas, si de verdad quieren enseñar a esta gente a “triunfar” en el mundillo de la música, haciéndoles componer un tema para cada gala, si de verdad te gusta la música y te vez capaz, te escribes un tema en 1 semana o en 2 y cada dos semanas, gala con tu propio tema. Mejor forma de aprender no la conozco.

Pero si que me parece patético, ver como esta gentuza está en la televisión, mientras la audiencia les alimenta el ego. Se creen astros de la canción cuando no son nada en verdad, y lo saben. Algunos llegan a triunfar, otros, se quedan en el olvido y es mucho mejor así. Ya van 10 ediciones si no me equivoco y resulta ya cansino.

Después, están los que triunfan. Esos cuatro “favoritos” que siguen adelante, dando conciertos, giras, vendiendo discos que no se han currado ellos si quiera. Vamos, lo que se llama “un producto discográfico” puesto en venta. ¿Funciona? Perfecto. ¿Que no? Se retira.


Es muy triste, pero el rebaño traga lo que por los ojos le meten.


Fdo.: Víctor Arquette



*Recomendaciones a gusto del consumidor:

Esta vez voy a presentaros una divertida y ácida banda de rock‘n’roll procedente de Gran Canaria (1985) llamada Besos Rabiosos, compuesta por los 4 ex-Teclados Fritos. Descárgate su único disco aquí.

2 comentarios:

Ayo Rod dijo...

Yeah baby!... en mi tierra a artículos como este simplemente se les titula como: "verdades como puños"... nada más que añadir ;)

Anónimo dijo...

Olé olé y olé, solo diré que efectivamente ya cansa todo ese rollito de convertir en estrellas gente que no tiene idea sólo para luego poder vender sus discos a un precio burro porque saben que la gente sin criterio musical los comprará corriendo.