viernes, 16 de enero de 2009

Un desbarajuste integral; el nuevo calendario de la ULL


Me ha costado mucho decidirme sobre qué tema debería de hablar en mi primera intervención. ¡Por qué miren ustedes si hay temas de los que hablar! Está la inacabable polémica de la asignatura Educación para la ciudadanía, los recortes de presupuesto de seguridad en la ULL, el Plan Bolonia… ¡Qué sé yo! El caso es que tras darle un par de vueltas, he optado por empezar comentando el descontento de gran parte del alumnado universitario hacia el calendario académico correspondiente al curso 2008-2009, el cual fue aprobado por la Universidad de La Laguna el pasado mes de abril.

Como muchos ya sabrán, la ULL suprimió la convocatoria de septiembre trasladándola al mes de julio. Con esta medida se pretendía que las clases comenzaran a mediados de septiembre, y no a principios de octubre, como venía siendo lo normal hasta hace poco. Es por ello por lo que muchos estudiantes nos sentimos engañados por la Universidad de La Laguna. Y más aún con el rector, el señor Doménech. Trastocar todo un curso (con todas las implicaciones que eso lleva consigo) para adelantar las clases por un margen de apenas diez días, me parece, con todo los respetos, una de las tonterías más grandes que ha hecho la Universidad en los últimos tiempos. (La última fue aumentar el precio de las matrículas hace tres años).

El claustro que aprobó dicho plan parece que no tuvo en cuenta a los compañeros que tuvieron que hacer la PAU en septiembre. ¿Acaso no son futuros estudiantes? ¿Por qué tienen que empezar el curso sin ni siquiera saber las notas que han obtenido en dichas pruebas? ¿Es que el claustro se ha olvidado de las notas de corte que tienen ciertas carreras?

Tampoco se preocuparon mucho en preparar el material para el presente año. A día de hoy, y ya finalizado el primer cuatrimestre, muchos de nosotros seguimos sin tener el programa de las asignaturas de las que nos hemos matriculado. La Universidad optó por dejar este “pequeño” problema sin resolver, de manera que los alumnos que nos incorporamos tarde a las clases no tenemos ni idea de los criterios de evaluación ni del temario. Todo depende el profesor en cuestión. Y ni siquiera eso, ya que los horarios de las tutorías no aparecen por ningún lado. ¿Pero esto qué es?

Y continuamos. ¿Se han dado un paseo por la página Web de la Facultad de Geografía e Historia? En la mayoría de los casos, ésta ni siquiera se encuentra actualizada. Todo depende de cómo tenga el día el servidor. Si tienen suerte y logran dar con la página correspondiente a este curso, se darán cuenta de que los horarios y las fechas de los exámenes que aparecen colgados en la Web no coinciden para nada con los que están expuestos a la entrada de la Facultad.

Esto es una chapuza. Muchos de nosotros, guiándonos por tales horarios, nos matriculamos en asignaturas a cuyas clases no podemos asistir, debido a la incompatibilidad horaria. ¿Es así como nuestra Universidad pretende adaptarse a Europa?

Por no citar las descripciones de las asignaturas de libre elección, cuyos horarios (vuelta otra vez a lo mismo) no coinciden o están desfasados. Los escasos programas de las asignaturas que están colgados presentan una bibliografía incompleta, ya que fueron redactados en el último momento. Es que es de risa, oigan.

Con respecto a este asunto, todavía quedan muchas cosas de que hablar, pues sólo hemos raspado la superficie. La semana que viene continuaremos. Sólo me queda agradecer a los chicos del Potaje su confianza por haberme dado la posibilidad de embarcarme con ellos en esta nueva aventura.

Fdo: Daniel Steward

2 comentarios:

Anónimo dijo...

que otro mas de la familia del potaje
bienvenido..... si la verdad es que la putada que han echo alos universitarios es muy jodida, asi lo unico que van a conseguir es que los jovenes pasen de la universidad

Anónimo dijo...

Pues tiene mucha razón aquí el amigo. ¡Doménech dimisión!