domingo, 25 de enero de 2009

El Combate de la temporada: Cantautores VS. Emos


Para esta nueva entrega de nuestro querido blog, hoy os vengo con un tema que no es precisamente actual, pero tampoco es de un ayer muy lejano. Se trata de dos castas de musicales muy diferentes, pero a par tan idénticas, que mencionarlo simplemente sería no prestarle mucha importancia.

Se trata, nada más y nada menos, que de la temática sobresaliente en las letras de las canciones de cantautor, que es lo más parecido a un Emo borracho contando sus penas sobre una banqueta en un Bar de Música en Vivo.

Y ahora os lanzo una pregunta ¿Por qué? ¿Por qué no hay un cantautor alegre? Dicen que son la voz del pueblo. Pues desde luego, del mío no. Si yo me siento mal un día por un desamor, lo hablo con un amigo, con alguien de confianza, y los más reservados, pues lo escriben en forma de poema ¿no?

Lo que no se puede, es ir por ahí contagiando a los demás tus pocas ganas de vivir, tu nostalgia. Que en vez de ir sembrando sonrisas, vas regando la tristeza de los demás, sacándosela con inyecciones a borbotones.

Y no solo les basta con ser monotemáticos, no. Tienen que ir de bar en bar, amenizando noches de diversión y desenfreno con su poesía de triste bandera caída. Inhalando el humo de su cigarrillo mientras observan como el vaho del hielo enfría su copa, la cual beben para aderezar su amarga vida.

Una vez oí, porque verlo me iba a ser un poco más difícil, a un cantautor que no pregonaba desamores, sino un amor por su tierra a la que estaba arraigado de tal forma, que murió por ella. Acabaron cortándole las manos y la lengua y enterrándolo de manos del gobierno de su país. Eso si que era un cantautor, revolucionario, con ganas de vivir y con grandes himnos que la historia recordará, que un país cantó a capela. No como estos hijos de lágrimas injustificadas.

Sí, los cantautores, amigos míos, tienen una tónica, que no es precisamente la de Schweppes. Están tan volcados en el tema del desamor o la desgracia de un mundo personal tan profundo y mártir, que hace mucho tiempo que les perdí el interés y los aborrecí. Igualitos que los Emos dichosos, que parecen la versión remasterizada de un gótico de la nueva escuela. Pero con un sentimiento más profundo, claro, a donde vamos a parar. Por algo se llaman “Emos” que viene de “Emocional”. Son unas personas muy sensibles y conectadas con el mundo. Anda ya.

Y con esto queridos lectores, me despido hasta la semana próxima.

Fdo.: Víctor Arquette


*Recomendaciones musicales a gusto del consumidor:
Esta vez, os quiero presentar a un grupo canario llamado La Vieja Morla (Pop Rock). Estos chicos tinerfeños han sacado un primer disco titulado "Y yo con estos pelos" el cual tiene variados y frescos temas. Pero eso, ya lo dejo a vuestro juicio. Conocedlos en su Myspace.

2 comentarios:

Assiah dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

SEñor Victor ha echo usted un articulo claro con sencillez, y con un lenguaje coloquial no le falta razón en su exposición, la verdad que si la gente de los periodicos escribiera como usted la gente leeria más. lo felicito. un saludo desde Valladolid.