sábado, 10 de enero de 2009

Canarios con complejo de Emiliano Zapata


En esta nueva entrega, con la que estreno mi apartado en año nuevo, quiero hablar de un tema que ya trae largo camino en estas nuestras tierras.

Se trata sin más, de una tradición musical introducida en Canarias de la cual desconozco razón y me gustaría saberla. No se trata de otra cosa, sino de esa tradición mexicana arraigada en nuestras islas y que, también, como no, molesta bastante en esos maravillosos “Minutos Musicales” que nos ofrece a diario Telecinco con videos tan “variados”. Menos mal que no repiten.

Resulta entonces que, como buenos “mexicanos” de pura cepa que somos algunos canarios, hay gente que se dedica a interpretar su música, y a componerla los más atrevidos, con grandes ejemplos de renombre en nuestras islas, que no pienso mencionar debido a ciertas sensibilidades, ya que podría salir en la portada del Diario de Ciudad Juarez la semana que viene.

Soy partidario de la multiculturalidad, pero, no se, hay cosas que no comprendo. En Canarias lo que más triunfa es el folklore canario ¿no? Además de toda la pachanga latinoamericana con la que nos han invadido a lo largo de los años. Si quieres triunfar y poder vivir medianamente del mundo de la música y el espectáculo en Canarias, solo tienes esas dos opciones: el folklore y la pachanga. Pero, estos intrépidos revolucionarios de corazón y alma, se han querido hacer un hueco en la escena y lo han conseguido a base de tequila con limón y mujeriegos hombres de cantina.

Ya me parece absurdo a mí encender la televisión y ver a un tío emperifollado hasta la nuca con camisa de chorreras y sombrero mexicano, cantándole a un amor perdido y todas estas sandeces cuando lo que normalmente pregonan estas letras es la fogosidad del puro macho mexicano rodeado de mujeres y cuya esposa bebe para apaciguar el dolor. Vamos, no me jodas. Si se hace, se hace bien. ¿A que vienen estas contradicciones estereotipadas?

Después también están las agrupaciones en las que se usa, como yo lo llamo, el Mecanismo Pimpinela, que no trata de otra cosa, que un montón de mariachis dando fiesta con sus guitarrones y sus trompetas y una pareja de cantantes (entiéndase mujer y hombre) en la que cada uno de los dos tira trapos sucios a la cara del otro, gritándose desamores, pero en el fondo se quieren.

Y para acabar, la guinda que llevó a este blog a la cumbre. Los artistas infantiles

Ay señores y señoras. Cuando yo vi por primera vez a un niño que apenas sabía decir papá y mamá en la televisión, con su propio video clip cantándole una ranchera de amor a una cría de similar edad, casi me muero de la risa que me dio. Porque eso sí que ya llega al colmo de lo absurdo. Pero que sabré yo, solo soy un Blogger indignado ¿no? ;)


Fdo.: Víctor Arquette

*Recomendaciones musicales a gusto del consumidor: Para quien guste de la buena música rock instrumental, descargarse gratuitamente el disco de Char7ieVirtual Dreams” desde su myspace.

1 comentario:

Joel Pérez dijo...

Sí, ese niño "mexicano" de 9 años creo que tenía 4 dientes ^^ pero no sé, quizás los que le faltan se los quitó su novia de 7, por que no le habían salido aún. Está bien eso de que todos tenemos derecho a "presentar" nuestro arte, pero, no sé..yo sigo igual de pobre que cuando empecé con mis cosas y no es por que no me lean (que me leen demasiados me parece... xD) simplemente por que me centro en dar, en enseñar, en compartir... a costa de nada :) hacer pasar una buena tarde a un lector o lectores (o no) y listo. Que cada uno saque sus conclusiones, pero, llegar al extremo de "robar culturas" a otros para cantar, no lo mismo, no, peor. ME gustan las rancheras mexicanas, la fiesta y esas cosas...pero las de méxico xD muy buena entrada, bien redactada y comprensible pero, si sale otra vez publicado en otro periódico, chicos, ¿podría hacer un artículo privado? ya te explicaré V.A.

Un abrazo,
Joel Pérez
(el hombre sin lupa) xD